Diferencias entre grabadores digitales dedicados y basados en PC

Grabador digital y grabador basado en pc

En la mayoría de las instalaciones de videovigilancia que podemos encontrar, independientemente del sector (comunidades de vecinos, pequeño comercio, garajes, grandes instalaciones...) podemos encotrar dos tipos de dispositivos de almacenamiento de las imágenes, los grabadores de seguridad dedicados y los ordenadores personales que hacen la función de un grabador. 

GRABADOR DE VIDEOVIGILANCIA BASADO EN PC DOMÉSTICO:
Los grabadores basados en PC son ordenadores convencionales, domésticos, que disponen del sistema operativo estándar y que se manejan igual que un ordenador doméstico. Disponen de un ratón, teclado y TFT. Como todo PC, los grabadores basados en PC se "cuelgan" y se reinician solos, por lo que suele hacer un "scandisk" o comprobación del disco duro antes de entrar en funcionamiento, por la consiguiente pérdida de minutos valiosos que el grabador deja de grabar. No están diseñados para funcionar ininterrumpidamente por lo que se pueden calentar y apagar y sus unidades de almacenamiento (discos duros) pueden fallar, por lo que existe un alto riesgo de las grabaciones se pierdan.

El PC doméstico puede ser utilizado en hogares, despachos y en pequeño comercio, pero en ningún caso en comunidades de propietarios, naves industriales, oficinas...

GRABADOR DE VIDEOVIGILANCIA DEDICADO:
Los grabadores de seguridad dedicados, son equipos totalmente autónomos. Por su robustez, su uso está dedicado a funciones de seguridad y videovigilancia. Su forma exterior es más parecida a un vídeo convencional. Se controla a partir de los botones del frontal o desde un mando a distancia.

El grabador de videovigilancia dedicado sólo falla cuando se le interrumpe la administración de energía, si no dispone de un SAI, reiniciándose sólo y entra en funcionamiento en pocos segundos.

Al estar conectado en red, el DVR basado en PC puede ser infectado por virus porque dispone de sistema operativo, por la consiguiente pérdida de datos. En cambio, el DVR dedicado es inmune a los virus por carecer de sistema operativo convencional.

Los DVR dedicados disponen además de marca de agua, requisito fundamental cuando se quiere aportar una grabación como prueba policial o judicial. Gracias a la marca de agua se garantiza la integridad y autenticidad de las grabaciones.

Además, para cumplir con normativa en materia de protección de datos  y evitar multas y sanciones por parte de la Agencia Española de Datos, el grabador de seguridad dedicado permite configurar usuarios, contraseñas y permisos limitados además de configurar una “máscara de privacidad” en las imágenes. La máscara de privacidad se utiliza para proteger o “pixelar” una zona de grabación que por legislación no podamos captar por las cámaras de vigilancia, como por ejemplo parte de la vía pública o un espacio abierto dentro de la vivienda de un propietario (jardín, terraza...), que tiene la consideración de espacio privativo. Gracias a esta función, la privacidad de todos los propietarios, trabajadores y usuarios queda garantizada.

Junto a todo esto, el grabador de videovigilancia dedicado dispone de una serie de funcionalidades que incrementan la seguridad y usabilidad del sistema de seguridad, como la búsqueda de grabaciones por eventos, alerta en pantalla por detección de movimiento, acceso rápido a grabaciones etc.

Contáctanos

 

Acepto los términos y condiciones