¿Cuáles son las diferencias entre robo, hurto y atraco? | Prevent

Delitos contra la propiedad: ¿Cuáles son las diferencias entre robo, hurto y atraco?


Diferencias entre robo, hurto y atraco
Prevent Security Systems    13/09/2021

Aunque coloquialmente hablemos de robo para referirnos a sustracciones de propiedad privada en general, en términos legales existen tres tipos de delitos, robo, hurto y atraco.

Es importante tener claras las diferencias entre un robo, un hurto y un atraco a nivel legal, en cuanto a las penas para los delincuentes y de cara a los seguros por las diferentes indemnizaciones que corresponden por cada tipo de delito:

¿Cuándo un delito contra la propiedad se considera realmente un robo?

Un robo se produce cuando se ejerce fuerza o violencia contra las cosas, pero no contra personas.

Los robos son los delitos contra la propiedad más frecuentes en las viviendas, y se producen cuando los ladrones fuerzan la cerradura o dañan la puerta para entrar, o rompen las ventanas para acceder a la vivienda mientras que los habitantes se encuentran fuera del domicilio, o si los propietarios, estando dentro de la vivienda no llegasen a interactuar con los ladrones.

También es habitual que se produzcan robos fuera del domicilio, como cuando se sustrae un vehículo rompiendo la ventanilla para robarlo, o si nos rajan el bolso para hacerse con nuestras pertenencias.

En caso de producirse un robo en nuestro domicilio, los seguros de hogar cubrirán tanto el valor de los bienes sustraídos por los ladrones como los daños materiales causados por ellos al perpetrar el delito.

¿Cuáles son las diferencias entre un robo y un hurto?

Una de las principales diferencias entre un robo y un hurto,  es que en caso de hurto la sustracción de la propiedad se produce por un despiste de los propietarios o usuarios, sin que el ladrón tenga que emplear ni fuerza sobre objetos o bienes inmuebles ni intimidación o violencia contra las personas.

Es más habitual que los hurtos sucedan fuera de nuestra vivienda, como, por ejemplo, cuando nos dejamos la cartera o el móvil un instante sobre la barra del bar, o el bolso abandonado en una silla, y durante ese breve descuido nuestras pertenencias nos son sustraídas. Pero… ¿Cómo podría producirse un hurto en nuestro domicilio?

Si nos dejáramos una ventana o la puerta abierta, y los ladrones entraran a robar sin hacer destrozos en la vivienda, este delito sería un hurto.

Otra de las diferencias entre sufrir un robo o hurto es que no todos los seguros de hogar cubren los delitos de hurto, incluso aunque éstos se produjeran dentro de nuestra vivienda, además, en caso que el seguro de hogar cubrieran el hurto, el importe que recibiremos concepto de indemnización será más limitado que si se hubiera producido un robo o un atraco.

Además, las penas por hurto suelen ser menores para los ladrones.

Algunas bandas de ladrones especializadas en robos en domicilios utilizan técnicas muy elaboradas para forzar las cerraduras, que no dejan marcas ni en el bombín ni en la puerta, como la técnica del impresioning, en estos casos, los seguros podrían considerar el robo como hurto, si los propietarios no pueden demostrar que la puerta fue forzada y  no se la dejaron abierta por descuido.

Contar con cámaras de videovigilancia en los rellanos de la Comunidad de Propietarios o en la entrada de viviendas unifamiliares servirá para esclarecer este tipo de situaciones, además de para disuadir a los ladrones y ayudar a la policía a identificarlos.

Cámaras videovigilancia empresa

¿En qué se diferencia un atraco de un robo o hurto?

La principal diferencia entre un atraco y el resto de delitos mencionados, es que, al contrario que en los casos de robo o hurto, en un atraco sí habrá violencia o intimidación contra una o varias personas para extraerles sus bienes o propiedades.

Sufrir un atraco es el peor escenario para la víctima porque se trata de una experiencia traumática que puede dejar lesiones físicas o secuelas psicológicas muy graves. Por eso, otra de las diferencias entre un robo o hurto de un atraco es que las penas son mayores para este último tipo de delitos.

El ejemplo más claro de un atraco es cuando, por la calle, nos roban nuestras pertenencias amenazándonos con arma blanca, también se consideran atracos los robos de bolsos con la técnica del tirón, ya que ésta técnica puede dañar y hasta causar una lesión en la  víctima.

Si en un robo con fuerza los ladrones nos encuentran dentro del domicilio y nos amenazan a nosotros o a algún miembro de nuestra familia para que facilitemos el robo, abriendoles la caja fuerte, desactivando nuestra alarma de hogar o impidiéndonos llamar a la policía, este delito se considerará un atraco.

Otra de la diferencias entre el atraco y los otros delitos de robo o hurto, es que el seguro de hogar también suele indemnizarte si sufres un atraco fuera de tu vivienda.

Aunque existan importantes diferencias entre robo, hurto y atraco, en cuanto a la consideración legal, la gravedad de las penas y las indemnizaciones que otorgará el seguro a las víctimas, sufrir cualquiera de estos delitos contra la propiedad en nuestra vivienda puede ser una experiencia sumamente desagradable y aterradora, ya que a las pérdidas materiales se le suman la violación de nuestra inimidad y de la seguridad de nuestro hogar, por eso ante estos delitos es esencial la prevención.

Debemos automatizar algunos hábitos que protejan nuestro domicilio de sufrir robos, hurtos o atracos, como cerrar la puerta con llave cada vez que salgamos de casa, aunque sea por un momento, dejar todas las ventanas cerradas cuando nos vayamos por un tiempo, cerrar la casa con llave y pestillo cuando vayamos a dormir, y ser discretos con respecto a las fechas de nuestras vacaciones, no publicándolas en redes sociales.

Y si vivimos en zonas especialmente conflictivas o guardamos en nuestra vivienda objetos de gran valor, nunca está demás contar con sistemas de seguridad profesionales.

0 Comentario(s)

Se el primero en dejar un comentario

Debes inciar sesión parea dejar tu comentario. Ir a iniciar sesión