¿Cómo ahorrar energía en nuestra vivienda?


¿Cómo ahorrar energía en nuestra vivienda?
Prevent Security Systems    26/03/2019

Reducir el consumo energético en la vivienda es una prioridad para la mayoría de los hogares, por el impacto ambiental (las viviendas y los edificios son los elementos más contaminantes, produciendo un 56% de la contaminación total, según los datos proporcionados por la Agencia Europea del Medio Ambiente) y también por el elevado coste de la factura de electricidad que continúa incrementándose.

Una vivienda con una buena eficiencia energética permite un ahorro de hasta un 40% de la energía en el hogar. A continuación, proporcionamos una serie de consejos que, aunque en un primer momento puedan suponer una inversión en nuestra vivienda, a largo plazo será amortizada al abaratar sus facturas.

≈ Aislamiento:
Una casa mal aislada no permite controlar las temperaturas, ya que dejará pasar el calor o el frío del exterior, haciéndonos gastar más en mantenerla a una temperatura agradable.

Las ventanas son el punto de nuestras viviendas por donde más se pierde el calor, es recomendable instalar ventanas de doble acristalamiento, que además de impedir pérdidas de calor reducen la condensación del agua, y cerrarlas con carpintería con rotura en el puente térmico. También hay que comprobar que los cajetines de las persianas estén conveniente aislados.

Además, se deben minimizar las pérdidas de calor en otros puntos de la casa, instalando burletes en las puertas y detectando filtraciones de aire para poder tapiarlas (algunas de estas filtraciones se pueden sellar con medios sencillos y económicos, como masilla o silicona).

Aunque parezca contrario al propósito del aislamiento, una vivienda debe estar bien ventilada, ya que muchos problemas de humedades y condensación están provocados por una escasa ventilación. Lo recomendable es una ventilación cruzada por aproximadamente 10 minutos, preferiblemente en la mañana.

≈ Temperatura:
Por lo general, en los hogares españoles el mayor gasto energético se produce durante los meses de invierno, en los que el uso de la calefacción supone un incremento importante en las facturas. La calefacción representa de media un total del 47% de la factura energética en los hogares españoles.

Este gasto energético dependerá en gran medida del sistema de calefacción que se emplee, el más eficiente actualmente es la caldera de condensación de bajo consumo, con sistema de radiadores o suelo radiante, mientras que el mas ineficiente es la calefacción eléctrica.

También es importante el mantenimiento de la calefacción. El aire acumulado en los radiadores dificulta la transmisión del calor, por lo que será recomendable purgarlos al menos una vez al año. Hacer mantenimiento de la caldera individual es importante, ya que podrá ahorrar hasta un 15% en nuestra factura.

Controlar el termostato puede suponer un importante ahorro, los expertos no recomiendan fijar la temperatura de nuestra calefacción por encima de los 21 grados, pudiendo bajarla o apagarla por la noche.

En cuanto al aire acondicionado, es importante no bajar la temperatura de los 24 grados. Los toldos, persianas y cortinas son sistemas eficaces para evitar que nuestro hogar se recaliente durante las horas del día en verano.

≈ Iluminación:
Es importante aprovechar la luz natural, este aprovechamiento dependerá en gran medida de la ubicación y orientación de la casa, pero podemos ayudar a absorber mejor la iluminación natural utilizando colores claros en las paredes y el techo.

Sustituir las bombillas incandescentes de nuestro hogar por luces de bajo consumo puede suponer un importante ahorro energético, y además este tipo de bombillas duran 8 veces más. En zonas donde sea necesario usar luz artificial durante muchas horas, como en la cocina, usar tubos fluorescentes puede favorecer el ahorro.

También se puede ahorrar energía utilizando en ciertas zonas de la casa reguladores de intensidad lumínica de tipo electrónico, que además crearán un efecto estético y ambiental agradable.

≈ Ahorro de agua:
Aunque el agua es más barata que el resto de los suministros es imprescindible controlar el gasto que hacemos dado el gran problema de sequía que tenemos en el país.

Es preferible cambiar los grifos de agua fría y caliente independientes por un grifo monomando, ya que se ahorrará energía a la hora de calentar agua y se perderá menos agua a la hora de mezclar. Existen también reductores de caudal para nuestros grifos, que son realmente baratos y pueden bajar nuestro consumo a la mitad, algunos de esos sistemas mezclan el agua con aire, para que no notemos esa perdida en el caudal en nuestro grifo.

En nuestro retrete podemos utilizar sistemas de doble pulsador con descarga parcial de la cisterna para ahorrar una gran cantidad de agua. También, aunque aún no sean una solución frecuente en España, existen sistemas de aprovechamiento de aguas grises, que utilizan el agua del lavabo para rellenar la cisterna.

≈ Electrodomésticos:
Los electrodomésticos han hecho una inmensa evolución en cuanto a eficiencia energética, existiendo una enorme diferencia entre un electrodoméstico actual con respecto al de hace una década.

Cuando necesitemos reponer un electrodoméstico porque ha llegado al fin de su vida útil es preferible recurrir a uno que tenga una etiqueta de categoría A o superior, aunque esto nos cueste un poco más supondrá un ahorro en un futuro.

Si aún no queremos invertir en cambiar nuestros electrodomésticos hay trucos con los que podemos ahorrar en nuestra factura eléctrica, como intentar poner el lavavajillas y la lavadora solamente cuando estén llenos o apagar nuestros aparatos electrónicos cuando no estén siendo utilizados, ya que en modo de stand by también consumen energía.

0 Comentario(s)

Se el primero en dejar un comentario

Debes inciar sesión parea dejar tu comentario. Ir a iniciar sesión