Animales domésticos en las Comunidades de Vecinos


Animales domésticos en las Comunidades de Vecinos
Prevent Security Systems    26/04/2018

Hoy en día, convivir con mascotas en las comunidades de propietarios es un hecho de lo más común. Pero éstas suelen causar problemas de convivencia de todo tipo, tanto directa como indirectamente: vecinos con miedo a esos animales, ladridos de perros a horas inadecuadas o daños y suciedad en zonas comunes entre otros.

Por lo que, sabiendo esto, algunas comunidades de vecinos deciden tomar la iniciativa para evitar estos problemas, prohibiendo la tenencia de mascotas en la finca en sus estatutos. Pero, ¿es esto posible? ¿Se puede prohibir la tenencia de mascotas en viviendas?

La respuesta más directa es no, no pueden. Pero como con todo, hay cosas a tener en cuenta y ciertas normas que se deben cumplir, además de excepciones que confirman la regla.

El derecho individual prima sobre esta prohibición salvo en un caso: cuando el piso es alquilado, el dueño puede especificar en su contrato la no tenencia de animales en su casa. Si esto es así, el inquilino no podrá hacer nada. Pero en caso de ser propietario de la vivienda, como hemos dicho, tienen prioridad sus derechos individuales.

Pero la comunidad de vecinos sí podrá limitar su uso de los espacios comunes. Siempre primará un vecino sobre un animal. Por ejemplo, en el uso del ascensor, cualquier vecino tiene derecho a usarlo sin que esté el animal, qué tendrá que esperar al siguiente o usar las escaleras. Lo mismo pasa con jardines o patios, sí podrán prohibirlo. No olvidemos tampoco el uso obligatorio de la correa para pasearlos.

Todo esto está reflejado en el Artículo 7 de la Ley de Propiedad Horizontal:

2. Al propietario y al ocupante del piso o local no les está permitido desarrollar en él o en el resto del inmueble actividades prohibidas en los estatutos, que resulten dañosas para la finca o que contravengan las disposiciones generales sobre actividades molestas, insalubres, nocivas, peligrosas o ilícitas.

El presidente de la comunidad, a iniciativa propia o de cualquiera de los propietarios u ocupantes, requerirá a quien realice las actividades prohibidas por este apartado la inmediata cesación de las mismas, bajo apercibimiento de iniciar las acciones judiciales procedentes.

Si el infractor persistiere en su conducta el Presidente, previa autorización de la Junta de propietarios, debidamente convocada al efecto, podrá entablar contra él acción de cesación que, en lo no previsto expresamente por este artículo, se sustanciará a través del juicio ordinario.


De este texto sacamos también la segunda parte de la tenencia de animales. Sabemos que no nos pueden prohibir tenerlos en nuestra casa. Pero como bien dice ‘… contravengan las disposiciones generales sobre actividades molestas, insalubres, nocivas’. Un ladrido puntual de un perro en horario diurno no supone ningún problema. En horario nocturno, o en cualquiera si es de forma reiterada, está considerado como daño moral como comentábamos hace unas semanas en el artículo sobre los ladridos de perros en las comunidades de propietarios.

Por lo que, aunque una comunidad de propietarios no puede prohibir explícitamente la tenencia de animales al dueño de la vivienda, éste deberá asegurar que no suponga ningún tipo de problema ni dificultad en la convivencia con los vecinos ni afecte a su día a día.

Por último, como añadido final, para la tenencia de más de cuatro animales -el número varía según la comunidad- deberá darse esa vivienda de alta como núcleo zoológico para asegurar las condiciones de los animales.

0 Comentario(s)

Se el primero en dejar un comentario

Debes inciar sesión parea dejar tu comentario. Ir a iniciar sesión