Seguridad en las instalaciones eléctricas y de gas


Seguridad en las instalaciones eléctricas y de gas
Beatriz Redrado Jiménez - Redactora de elblogenergia.com    19/12/2019

Seguramente no haga falta decirlo, pero la seguridad alrededor de las instalaciones eléctricas y de gas es vital. Este tipo de instalaciones pueden sufrir problemas como cortocircuitos y escapes que pueden producir grandes pérdidas, no sólo materiales, sino también de vidas humanas.

Es por eso que la ley se ha puesto dura y ha aumentado la seguridad que debe haber en estas instalaciones. Veamos en qué consisten estas medidas de seguridad.

INSTALACIONES ELÉCTRICAS

Descargas o incendios son algunos de los riesgos que pueden darse en una instalación eléctrica.

En la actualidad, la seguridad alrededor de las instalaciones eléctricas ha crecido tanto que, desde hace años, es obligatorio disponer del Certificado de Instalación Eléctrica para poder disponer de suministro eléctrico en ese inmueble. Este documento acredita el correcto estado de la instalación. Además, tanto la instalación como el certificado debe ser realizado por un profesional acreditado.
 
Al realizar una instalación eléctrica es obligatorio tener en cuenta los riesgos anteriores y, por ello, usar los materiales y dispositivos que eliminen (al máximo) estos riesgos.

Los equipos e instalaciones eléctricas se tienen que instalar evitando los contactos con fuentes de tensión y deben tener el suficiente espacio alrededor para que se pueda trabajar con ellos.

Los conductores deben señalarse para que se vea cuál es su recorrido. Además deben ir anclados a la pared y, en caso de que vayan dentro de un canal, debe haber lugares de acceso a ellos. También deberán estar correctamente aislados.

En relación a los fusibles, también deben estar aislados y, si son de alto voltaje, colocados en un tablero de distribución y que se puedan desconectar con un conmutador.

Cada circuito debe poder controlarse de forma fácil e individual. Para hacer cualquier reparación en un circuito, se tiene que cortar el suministro total.

Las instalaciones eléctricas comunes deben ser inspeccionadas cada 10 años y cuando el suministro tiene 16 años o más.

INSTALACIONES DE GAS

Uno de los mayores riesgos que existen en este sentido es el de una fuga. Los diferentes gases que se utilizan a nivel doméstico (gas natural, propano o butano) no tienen olor, por lo que se les añade una sustancia que les confiere un olor desagradable, que alerta en caso de fuga.

De la misma forma que en las instalaciones eléctricas, también es obligatorio, desde hace años, poseer un Certificado de Instalación de Gas, que determina su correcto estado y que puede haber suministro. Este certificado y la instalación de gas natural o propano canalizado deberá ser realizado por un profesional acreditado.

Además, se fijaron una serie de inspecciones periódicas (por parte del Estado) que establecen una serie de condiciones y que, en caso de no cumplirlas, produce el corte del suministro hasta que no se acabe con las deficiencias encontradas. Por parte de la distribuidora la inspección es cada 5 años y, por parte de la caldera, una al año. Además, cada cuatro años, el usuario deberá realizar el mantenimiento del calentador de agua caliente a través de profesionales acreditados y habilitados para llevar a cabo este mantenimiento.

En cuanto a la cocina de gas, un correcto funcionamiento implica una llama silenciosa y azul. Las rejillas no deben estar obstruidas y debe tener un conductor directo de evacuación de los gases.

Se recomienda, para una ausencia larga, que se corte la llave del gas, para evitar riesgos durante la ausencia.

0 Comentario(s)

Se el primero en dejar un comentario

Debes inciar sesión parea dejar tu comentario. Ir a iniciar sesión