¿Piscinas de agua salada en las Comunidades de Propietarios?


¿Piscinas de agua salada en las Comunidades de Propietarios?
Prevent Security Systems    13/12/2017

En sus comienzos, las piscinas de agua salada eran un lujo exclusivo de hoteles, balnearios… pero en la actualidad, cada día más Comunidades de Propietarios apuestan por las piscinas de agua salada por la cantidad de ventajas que ofrecen respecto a las tradicionales tratadas con cloro químico.

¿Cómo funcionan las piscinas de agua salada?
No es necesario que la piscina sea de obra nueva, cualquier piscina puede convertirse en piscina de agua salada. Para esto, será necesaria la instalación de un clorador salino. Este sistema depurador funciona con cloruro de sodio, es decir, sal común como la que se emplea en cocina, que convierte en hipoclorito sódico capaz de destruir patógenos del agua y residuos de bañistas como sudor, crema solar etc. Este compuesto, a su paso por el clorador salino, se vuelve a convertir en sal cerrando el ciclo depurativo.

Ventajas de una piscina de agua salada
Ahorro económico en su mantenimiento. El mantenimiento de las piscinas de agua salada se hace de forma prácticamente automática, por lo que ahorraremos costes en la contratación de personal. Tan solo deberemos reponer la sal ocasionalmente, pero como la sal -a diferencia del agua- no sufre evaporación, tan sólo se producirá una pequeña pérdida por los usuarios que entran y salen de la piscina. Por lo tanto, también ahorraremos en el consumo de productos químicos. 

Mayor seguridad y desinfección. El clorador convierte la sal en hipoclorito sódico, que elimina los microorganismos, algas y bacterias, que en ocasiones suponen un alto riesgo para la salud.  

Agua más limpia y sin olores. El agua salada es de excelente calidad para el baño humano y al no disponer de productos químicos se elimina el olor a cloro. La cantidad de sal que concentra es casi diez veces menor que la del agua del mar.

No irrita la piel ni los ojos. Como el agua no es tratado con cloro químico, se evita el enrojecimiento de los ojos y posibles irritaciones y sequedad en la piel. Además, el agua salada ofrece muchos beneficios en caso de alergias. 

Mayor flotabilidad. Como el agua salada es más densa, se consigue una mayor flotabilidad, por lo que actividades como la natación es mucho más sencilla. Esto favorece especialmente a niños y ancianos.

Ahorro en el consumo de agua. La facilidad de su mantenimiento y la calidad del agua permiten que las piscinas de agua salada se mantengan llenas durante el año, lo que supone un considerable ahorro económico y en consumo de agua. 

Sistema más ecológico y sostenible. No sólo ahorramos agua y reducimos los productos químicos con el clorador salino, también se reduce el consumo eléctrico por lo que se convierte en una alternativa muy respetuosa con el medio ambiente.

El mayor inconveniente de las piscinas de agua salada es el alto coste de la instalación del clorador salino. Por esto, en términos económicos, su instalación se justifica en piscinas de gran tamaño, logrando un gran ahorro a largo plazo.

0 Comentario(s)

Se el primero en dejar un comentario

Debes inciar sesión parea dejar tu comentario. Ir a iniciar sesión