¿Cómo podemos evitar las humedades en la comunidad de vecinos?


¿Cómo podemos evitar las humedades en la comunidad de vecinos?
Prevent Security Systems    26/09/2019

Hace unas semanas hablábamos en este blog de los tipos de humedades que existen, cómo detectarlas y los problemas que pueden causar tanto en nuestra vivienda como en nuestra salud, hoy vamos a ampliar información sobre qué medidas deben tomar las comunidades de vecinos y los propietarios para intentar evitar que éstas aparezcan.

Contra las humedades es más sencillo prevenir que curar, un correcto mantenimiento del edificio puede evitar la aparición de humedades, ahorrando a la comunidad de propietarios y a los vecinos los elevados gastos que supondrá realizar las obras para reparar el elemento causante de su aparición, así como reponer los elementos dañados por las mismas.

La comunidad de propietarios está obligada a realizar la Inspección Técnica de Edificios (ITE) cuando el edificio cumple 50 años, y desde entonces periódicamente cada 10 años, si en las inspecciones se detecta algún defecto que pueda comprometer la seguridad del edificio o de sus habitantes, deberá realizar las obras necesarias para subsanarlas.

Además, existe el documento DB HS-1 Protección frente a la Humedad, enmarcado en el Código técnico de Edificación (CTE), marco normativo que regula los requisitos que deben cumplir los edificios en cuanto a seguridad, habitabilidad y salubridad establecidos en la Ley 38/1999 de la Ordenación de Edificación (LOE).

En él figuran una serie de inspecciones técnicas que deben realizar las comunidades de propietarios sobre distintos elementos constructivos para evitar y detectar el problema de las humedades:

⇒ En cuanto a los muros, se debe comprobar anualmente el funcionamiento de las bajantes y los canales, que las aberturas de las cámaras de los muros parcialmente estancos no estén obstruidas y la impermeabilización interior sea correcta.

⇒ En cuanto al suelo, se debe comprobar la limpieza de la red de drenaje y de las arquetas, además de que no existan fisuras ni grietas de manera anual.

⇒ En cuanto a las fachadas:
- Cada 3 años se debe hacer una revisión que compruebe el estado del revestimiento y los puntos singulares para detectar que no haya fisuras, desprendimientos o humedades.
- Cada 5 años se debe comprobar que no existan grietas, fisuras, desplomes o deformaciones en la hoja principal.
- Cada 10 años se debe comprobar las aberturas de ventilación de la cámara.

⇒ En cuanto a las cubiertas:
- Cada año se debe comprobar la limpieza de los desagües y recolocar la grava.
- Cada 3 años se debe comprobar el estado del tejado y de los puntos singulares.

Estas inspecciones sobre los elementos comunes deben quedar documentadas en el libro del edificio para que conste que se han realizado en los plazos estipulados.

Aunque la comunidad de propietarios sea la responsable de realizar los mantenimientos, nosotros como propietarios también podemos prevenir las humedades dentro de nuestras viviendas modificando algunos de nuestros hábitos, como asegurar una correcta ventilación abriendo las ventanas a diario unos diez minutos, no tendiendo dentro de nuestra vivienda la ropa húmeda, manteniendo la calefacción a una temperatura moderada, no demasiado elevada…

0 Comentario(s)

Se el primero en dejar un comentario

Debes inciar sesión parea dejar tu comentario. Ir a iniciar sesión